martes, 12 de febrero de 2008

Los brazales

Contemplad oh buenas gentes la platina de acero de 3 mm de grosor con la que trabajé! Que hierro mas agradecido, la verdad, pese al grosor es mas ligero de lo que cabe pensar y no me dio demasiados problemas.


Aqui se puede ver el prototipo en papel y cinta adesiva y arriba, sobre el metal una "proto banda" tambien en papel con los agujeritos marcados, no son una monada?


Pero pongámonos serios. Como se corta el metal? Pues con una sierra para metal obviamente! A falta de material mecanico para llevar a cabo la hazaña, ni corto ni perezoso fije al banco de trabajo con unas hermosisimas sargentas (cortesia paternal del que viene a ser mi progenitor).


Y cuando la cosa esta fija, marcar y cortar (con los inevitables resbalones de la sierra a las primeras intentonas y las consiguientes y afeantes marcas en el metal...) no es nada del otro mundo! Eso si, unas agujetas de campeón para mi brazo.


Que no es para tanto? Que no? Pues mirad si no, ocho piezas de 3 mm de grosor cortaditas todas iguales, con sus rebabas y sus peligros afilados.


Y aqui, gracias a la simpar amoladora de banco (que tiene más años que yo, os lo aseguro), con las aristas redondeadas y los afilados extremos reducidos a romos e inofensivos por su acción desgastante.

Hermosa eh?

Lo que no se aprecia en la foto, es que con un punzón de marcar (o contrapunzón, da igual, dadle la razón al de la ferreteria o la discusión filosófica se puede alargar in desinenter, ad eternum et at nauseam). Y porque marcado? Pues para esto: taladro en mano, con un buen taco de madera de pallet debajo (no quiero joder el banco a estas alturas...) perforar inmisericordemente un par de agujeros en cada banda.


Obviaremos la preparación de los remaches, primero porque es un recuerdo doloroso para mi (una amoladora de banco los convierte en proyectiles mas que mortiferos!), y segundo, porque hice una foto impresentable que no se explica si no habia ingerido un par de botellas de morapio (que no).

Terminadas las bandas y los remaches, y con los hierros a cuestas para guardarlos, llega el momento de preparar el cuero. Para tamaña labor me agencié tiras de cuero de 2 mm de grosor, ahorrandome asi el corte y lo que cuesta una piel entera. Con valor y un sacabocados de los de martillazo le practiqué cuatro agujeros a cada tira como se muestra en la imagen.


Y ahora? Ahora lo mas divertido! BLAM BLAM BLAM BLAM! DING! (premio!). Primero colocar remache aprisionando cuero y acero por igual, y a martillazos, en mi caso con un martillo de mecanico de cuarto de kilo. Las onomatopeyas indican, primero, estas machacando el remache con fruición y gusto, mientras sujetas la banda y el cuero, y segundo (si si, el DING!), es cuando el remache y el acero que sostienes son uno, produce unas nada agradables cosquillas en los dedos (casi casi como un martillazo), es señal que el remache no va a moverse asi por las buenas nunca más. Pues así dieciseis veces.


Remachado el invento, a veces hay que redondear alguno de los remaches rebeldes, peligrosos para tu vestuario y tu integridad física. La punta de bola del martillo se encargará de eso encantada (apuntad bien!)

Y solos nos queda ponerle las hebillas! Otra vez cortar cuero, agujerear, remachar con remache para piel de dos partes... y Voilá! La barra de acero que teniamos al comienzo se ha convertido en dos hermosísimos brazales que protegerán nuestra integridad.


4 comentarios:

Dark the VampyrWülf dijo...

No es mi modelo favorito de brazal pero por una cuestión de que... vamos... ¿Quien no adora tener partes del cuerpo enrolladas con cuero? XDDD

Eso si, bonitas, sencillas de hacer y por lo que se ven ¡Muy funcionales! Además, va tomando todo forma para la ontinuación de la Op.Andorra ^^

coalheart dijo...

Otra cosa no se, pero funcionales... muy burro tendria que ser un atacante para que mi brazo lo sintiera! 3mm de grosor... El peso puede ser un handicap, pero a mi no me molesta demasiado (a ver si los pruebo esta semana).

Axil dijo...

Pues no tienen mala pinta, no.

Los remaches ¿eran clavos originalmente?

¿Vas a llevar algún acolchado debajo de esos brazales? ¿Gambesón, vendas de lino...?

coalheart dijo...

Por partes:

Los remaches eran clavos (lease la anecdota del clavo-proyectil y la amoladora de banco)

Si, los llevaré encima del gambeson y debajo del guante (la parte que cubra al menos).

Y chin pum!

Espero estrenarlos en Teruel :-D