domingo, 28 de agosto de 2011

Electrolisis, limpieza de una pieza metalica

1- Tuneando un transformador de 12v

Lo primero es conseguir un transformador de este voltaje (los de 9v también valen, pero los procesos son más lentos).



Una vez tenemos a nuestra víctima, procedemos a pegarle un corte en la parte del adaptador (dejad cable y sed generosos, es posible que luego haya que recortar más). Separamos el cable en sus dos partes y lo pelamos dejando al descubierto el cobre de su interior.




El polo positivo precisa de cierto cuidado adicional, pués por su naturaleza, pierde material cuando está en uso (en mi caso, un estupendo clavo cortado que me quedaba de hacer remaches fue suficiente). Si no estais seguros de que polo es cual, sumergid ambos en agua salada y darle a la corriente, el que suelte burbujas es el negativo.
2- Preparaciones para limpiar una moneda

Primero necesitamos una moneda sucia (consejo, no pongais moneda de plata porque os la jode entera), en mi caso una moneda noruega vieja con aleación de cobre.

Preparamos un baño en un tarro de cristal con agua saturada en sal (id echando sal hasta que quede poso en el fondo).

Ponemos la moneda en el interior del baño con el polo negativo en contacto y el positivo lo más lejos posible.

3- Primer baño

Al conectar el transformador a la corriente, de la moneda deben salir las burbujas que veiamos salir del polo negativo, entonces sabremos que lo estamos haciendo bien.



Tras unos 20 minutos de la moneda en el agua con la electricidad conectada, la dura capa de pátina ha empezado a ablandarse y el agua a quedar bastante asquerosa (eeecs).



Al rato, podremos comprobar que el flujo de burbujas es menor, ya que la sal del baño ha reaccionado con el oxido que formaba la pátina y cada vez es menos efectivo, así que sacamos la moneda y desechamos el agua.


En este momento ya empieza a verse cierto brillo y la pátina se ha convertido en algo pegajoso y bastante desagradable que mancha los dedos de verde.

4- Segundo baño

Habiendo sacado la capa más resistente, le damos un segundo baño de electrolisis a la moneda renovando el agua con sal.

En este caso, se ha dejado el proceso durante unos 40 minutos aproximadamente con el siguiente resultado: una moneda mucho más limpia pero algo dañada en el punto de contacto del electrodo.



5- Conclusiones

Buen método para limpiar metal, pero que exige cierta atención para evitar dañar la pieza (hacer más baños pero con menor tiempo, cambiando el punto de contacto debería bastar).


BONUS TRACK!: Electrograbado.

Viendo lo que el proceso le ha hecho al clavo que usaba de electrodo, he probado a grabar una pieza de acero inoxidable.




He dibujado en loctite la figura y he conectado la pieza al polo positivo, he puesto la pieza y el polo negativo en el baño salado y lo he dejado obrar su magia. Juzgad vosotros mismos.